Qué es el arbitraje comercial internacional

El arbitraje comercial internacional es un método alternativo de resolución de conflictos utilizado comúnmente en el ámbito comercial. Mediante este procedimiento, las partes entre las que se plantea el conflicto lo someten a la decisión de uno o varios árbitros, considerados figuras imparciales, que deciden sobre el mismo de forma definitiva dictando un laudo arbitral.

La cuestión de si el arbitraje es o no internacional depende de lo que establezcan las normas de cada Estado. Mientras unos consideran que el arbitraje es internacional cuando las partes o los árbitros proceden o residen en Estados distintos, otros le atribuyen dicho carácter en función de determinados aspectos relacionados con la disputa, a saber: el lugar en que se celebra o ejecuta el contrato, la ley (sustantiva o procedimental) escogida, el lugar en que tiene lugar el arbitraje, etc.

Por otro lado, podemos distinguir entre el arbitraje institucional y el ad hoc. Mientras que el primero se lleva a cabo en el marco de instituciones especializadas, tales como la Corte Internacional de Arbitraje (ICC) o la Corte de Arbitraje Internacional de Londres (LCIA), en el segundo las partes tienen autonomía a la hora de adaptar el procedimiento y las circunstancias que lo rodean a las necesidades específicas del caso, resultando generalmente más rápido, flexible y barato.

Respecto a lo que se considera arbitraje comercial internacional, la Ley Modelo de la CNUDMI[1] sobre Arbitraje Comercial Internacional indica que el término “comercial” deberá ser interpretado de forma amplia incluyendo todas las relaciones de naturaleza comercial (sean o no contractuales), entre ellas: las transacciones comerciales para el suministro de bienes o servicios, los acuerdos de distribución, la representación comercial o agencia, el factoring, el leasing o la consultoría.

Es importante destacar que son las partes las que deciden someter un conflicto a arbitraje, así como que el alcance de la decisión de los árbitros estará limitado a los ámbitos o cuestiones que las partes hayan acordado. Muy frecuentemente, los acuerdos de arbitraje comercial internacional se incluyen en los contratos en forma de cláusulas que prevén la resolución de conflictos surgidos en relación con el contrato en cuestión, por dicho método.

Por último, es importante tener en cuenta que el arbitraje no forma parte de los sistemas judiciales nacionales, sin embargo, la decisión adoptada por los árbitros podrá ser ejecutada por jueces nacionales.

[1] Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI)