ASPECTOS GENERALES SOBRE EL SISTEMA DE INSOLVENCIA EN EL REINO UNIDO

El Reino Unido cuenta con uno de los mejores sistemas de insolvencia en el mundo, de acuerdo con el ranking económico del Banco Mundial (decimotercer puesto en la clasificación en función de la resolución de la insolvencia – datos de Junio de 2016).

La principal fuente reguladora es la Ley de Insolvencia de 1986, complementada por las Normas de Insolvencia de 2016, que entraron en vigor el 7 de Abril de 2017 y que reemplazaron las antiguas normas de 1986 y sus 28 modificaciones posteriores.

La legislación europea es otra importante fuente reguladora. El Reglamento (UE) 2015/848 del Parlamento europeo y del Consejo sobre procedimientos de insolvencia (texto refundido), que entró en vigor el 26 de Junio de 2017, busca armonizar la forma en la que los estados miembros gestionan los procedimientos de insolvencia.

Por último, la jurisprudencia juega un papel fundamental en la interpretación de la legislación en materia de insolvencia.

Existen 5 categorías de procedimientos de insolvencia corporativa en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte:

  1. Administration: Procedimiento de rescate diseñado para mantener una empresa en funcionamiento mientras se establecen planes de acción consistentes en la restructuración financiera o la venta de la empresa con el fin de obtener un resultado más favorable para los acreedores que el que se conseguiría con su liquidación.
  2. Company Voluntary Arrangement (CVA): Acuerdo jurídico vinculante entre una empresa y sus acreedores, que por regla general aceptarán una quita y/o espera que permita la subsistencia de la empresa.
  3. Administrative Receivership: Derecho de ejecución otorgado a un acreedor garantizado individual en virtud del cual podrá nombrar un administrador judicial o síndico que se hará cargo de la gestión de la empresa y cuyo objetivo será la realización del activo objeto de garantía.
  4. Creditors’ Voluntary Liquidation (CVL): Liquidación iniciada por resolución de los accionistas pero bajo el control efectivo de los acreedores, que pueden designar un liquidador de su elección.
  5. Compulsory Liquidation: Liquidación decretada por un juzgado, generalmente a instancias de un acreedor, de la propia empresa o de un accionista.

Empresas solventes pueden hacer uso del procedimiento llamado Members Voluntary Liquidation, bajo el control de los accionistas, que designan al liquidador, que deberá ser un Insolvency Practitioner. Esto puede suceder cuando los accionistas desean realizar su inversión o cuando en un grupo de sociedades se lleva a cabo una restructuración que requiere el cierre de ciertas subsidiarias.

En lo que se refiere a insolvencia de personas físicas, existen tres tipos de procedimientos disponibles en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, dependiendo de las circunstancias aplicables. Son los siguientes:

  1. Bankruptcy: Supone la gestión de la quiebra de una persona física por un administrador en el interés de los acreedores. La función del administrador consistirá en la venta de los activos del quebrado y el reparto de los fondos obtenidos entre los acreedores de acuerdo con el orden de prioridad legalmente establecido.
  2. Individual Voluntary Arrangement (IVA): Procedimiento menos formal y más flexible que el anterior, consistente en un acuerdo entre el deudor y sus acreedores revisado por un supervisor y que será vinculante para todos los acreedores, hayan votado o no a favor del mismo.
  3. Debt Relief Order (DRO): Solución para deudores con pasivos inferiores a £20,000, activos inferiores a <£1,000 y una renta disponible de menos de £50 para realizar pagos a sus acreedores.