¿Cómo hacer una solicitud de arbitraje de consumo?

 

La vía judicial no siempre es una necesidad para resolver un conflicto, especialmente cuando estos conflictos intervienen entre un consumidor y una empresa. Una buena alternativa, en este caso, es el arbitraje de consumo. En este artículo explicaremos este proceso desconocido, sus características,  sus ventajas y, sobre todo, los pasos a seguir para hacer una solicitud de arbitraje de consumo.

¿Qué es el arbitraje de consumo?

El arbitraje de consumo es una vía alternativa a la vía judicial para resolver un conflicto, que pasa por una decisión arbitral. En cambio, la solicitud debe de ser voluntaria, es decir que ambas partes (consumidora y empresa) tienen que expresar su voluntad, formalizando un convenio arbitral. A partir de este convenio, los actores están obligados a cumplir al laudo, como si la sentencia hubiera sido pronunciada por el cuerpo judicial.

Existen dos tipos de arbitraje de consumo: el arbitraje en equidad o en derecho. El primero, más común, privilegia la solución considerada como más razonable por parte del órgano arbitral. El segundo, como so nombro lo indica, se basa en un razonamiento jurídico.

¿Qué conflictos no pueden ser objeto de arbitraje de consumo?

  • En caso de intoxicación, lesión o muerte.
  • Si existen indicios racionales de delito.
  • Conflictos entre particulares
  • Si el bien ha sido adquirido en calidad de empresa o de profesional

¿Cómo se organizan los órganos arbitrales?

El órgano arbitral esta designado por la junta arbitral y está encargada de resolver el conflicto con independencia, imparcialidad y confidencialidad. La reclamación puede ser resuelta por un árbitro único o por un colegio arbitral de tres miembros designados respectivamente por la administración, la parte consumidora y la parte empresarial.

¿Cuáles son las ventajas de una solicitud de arbitraje?

No pasar por trámites judiciales permite al proceso ser más sencillo y sin trámites complejos. Esto también permite cierta rapidez en el proceso. De hecho, el plazo máximo para dictar el laudo es de 90 días. Por fin, la solitud de arbitraje es totalmente gratuita. No tiene ningún coste por ninguna parte, tanto la empresarial como consumidora. El único coste podrá intervenir en caso de que una de las partes solicita la práctica de un peritaje.

¿Los pasos a seguir para hacer una solicitud de arbitraje?

La persona consumidora inicia el procedimiento rellenando y firmando un impreso de solicitud de arbitraje emitido por su comunidad autónoma. Podrá luego llevarlo en cualquiera oficina de atención a la persona consumidora o directamente a la junta arbitral de consumo. En ciertos ayuntamientos el trámite se puede hacer en línea.

La solicitud debe incluir:

  • Los datos de ambos partes en conflicto
  • Una descripción de los hechos
  • Una indicación de la pretensión: lo que desea conseguir el consumidor, expresado en cuantificación económica.
  • Una fotocopia de cada documento relacionado con el conflicto

La parte consumidora recibirá, notificación de su admisión o no a trámite en un plazo de 21 días.