Contrato de representación artística modelo

 

La representación de artistas, es una figura jurídica que, con carácter general, con un mandato de representación realiza asesoramiento, gestión y representación en la explotación del arte del artista, ya sea deportista, músico, bailarín, cantante, actor, etc., bajo la figura jurídica del mandato.

La figura del representante de artistas, está configurada desde el punto de vista legal, en el Código Civil, el cual señala que por el contrato de mandato se obliga una persona a prestar algún servicio o hacer alguna cosa, por cuenta o encargo de otra.

El contrato de representación artística es un apoderamiento que puede otorgarse de distintas formas:

  • El mandato de representación puede ser expreso o tácito.
  • El expreso puede darse por instrumento público o privado y aun de palabra.
  • La aceptación puede ser también expresa o tácita, deducida esta última de los actos del mandatario.

¿Cómo puede ser el poder de representación del artista?

El mandato de representación de artista puede ser general o especial.

El general, comprende todos los negocios del mandante, o artista.

El especial,  uno o más negocios determinados que le encomiende el artista.

¿Qué funciones realiza el representante de artistas?

Con carácter general, el representante negocia contratos del artista, en las mejores condiciones laborales o mercantiles, en el que se consigna, precio de sus actividades, ya sea por patrocinios, eventos o actuaciones, también las sedes, horarios y requisitos, del artista representado.

Asesoramiento al artista en sus actividades profesionales, desde todos los puntos de vista, tanto en el ámbito legal, como el contractual, como en la organización entorno al propio artista, contratando en su lugar personal, sponsors, vestuario, sedes, escenarios, etc.

Gestión y regula los derechos de imagen del artista.

Puede gestionar las giras y actividades del artista.

Gestión y organiza los contratos publicitarios.

Gestión y organiza la promoción del artista en medios de comunicación, redes sociales, televisión, radio, revistas, etc.

Supervisa la intromisión o vulneración de la propiedad intelectual en los trabajos realizados por el representado.

Gestiona los viajes y permisos de estancia del apoderado en las giras fuera de su país, obteniendo los permisos y visados que pueda necesitar para él como para su organización.

Todo ello evidencia, que el representante más adecuado para un artista es un Abogado especialista en el ámbito del derecho civil y mercantil de los artistas.