Convenio de Doble Imposición España Alemania

El actual Convenio de Doble Imposición (CDI) entre España y Alemania, firmado el 3 de febrero de 2011 y que entró en vigor el 1 de enero de 2013, sustituye al antiguo Convenio de Doble Imposición entre España y Alemania de 5 de septiembre de 1966, aunque algunas cláusulas poseen eficacia retroactiva.

A grandes rasgos, este Convenio de Doble Imposición sigue el modelo de convenios establecido por la OCDE en su versión de 2008, incluyendo un conjunto de disposiciones más modernas y meticulosas que minimizan obstáculos fiscales a las inversiones transfronterizas entre ambos países.

Las principales características del actual Convenio de Doble Imposición (CDI) entre España y Alemania son las siguientes:

  • El convenio se aplica a los impuestos sobre la renta (estatales y locales), el Impuesto sobre el Patrimonio y el impuesto sobre actividades económicas alemán (Gewerbesteuer).
  • Respecto a la residencia fiscal, se excluye el régimen fiscal especial de impatriados de la aplicación del CDI, así como la posibilidad de que los socios de partnerships sean automáticamente calificados como residentes fiscales en uno de los dos estados en que el partnership tuviera su sede de dirección efectiva.
  • En cuanto a la tributación de los dividendos, se reduce la imposición en la fuente del 15% al 5%, cuando el perceptor sea beneficiario efectivo y ostente una participación del 10% (excluidas sociedades de personas y sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria). En los restantes casos, se mantiene al 15%.
  • Se elimina la tributación de intereses en la fuente del 15% y se establece la exención de tributación en la fuente, cuando el perceptor sea beneficiario efectivo de los intereses.
  • También se elimina la tributación de cánones en la fuente, estableciéndose una exención en la fuente del perceptor cuando sea beneficiario efectivo. El concepto de cánones se amplía incluyendo cesiones de equipos y derechos de imagen de artistas y deportistas.
  • Se incluye una disposición anti-arbitraje (specific and targeted rule, TAR) que permite aplicar una imposición en la fuente del 15% sobre la renta derivada de instrumentos “híbridos” que permitan participar en beneficios del deudor cuando la remuneración sea deducible para la determinación de la renta del deudor.
  • Se introducen modificaciones respecto a la tributación en la fuente de la transmisión de participaciones en sociedades cuyos activos consistan al menos en 50% en bienes inmuebles situados en el otro Estado contratante.
  • Se incluye una cláusula que clarifica la posibilidad de exigir un impuesto de salida en relación con las plusvalías latentes de participaciones societarias computadas en el momento de la migración fiscal al otro Estado contratante, cuando tales participaciones se transmiten en un plazo de 5 años computados a partir del cambio de residencia fiscal.