Convenio de Doble Imposición España y Bélgica

El actual Convenio de Doble Imposición Internacional entre España y Bélgica fue firmado en Bruselas el 14 de junio de 1995 y modificado tres veces: por el Protocolo firmado en Madrid el 22 de junio de 2000, por el Protocolo firmado en Bruselas el 2 de diciembre de 2009 y por el Protocolo firmado el 15 de abril entre el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas Cristóbal Montoro y el embajador de Bélgica en España, Jan de Bock.

La más reciente modificación tuvo por objeto actualizar la definición de “autoridad competente” de Bélgica incluida en el vigente Convenio de 1995, así como incluir la referencia a la atribución competencial de los impuestos sujetos al régimen de intercambio de información que se introdujo en la anterior modificación. De este modo, la entrada en vigor de la modificación supuso la puesta en práctica de un sistema de intercambio de información más efectivo entre España y Bélgica. También se adaptó el resto del Convenio de Doble Imposición a los estándares del Modelo de la OCDE y se eliminó la posibilidad de aducir la existencia de secreto bancario para no atender a un requerimiento de información en materia tributaria.

Las principales características del Convenio de Doble Imposición Internacional entre España y Bélgica son las siguientes:

  • Dividendos (art. 10): Se dispone un límite máximo del 15% del importe bruto de los dividendos para que puedan someterse a imposición en el Estado en el que resida la sociedad.
  • Intereses (art. 11): Un límite del 10% del importe bruto de los intereses para poder ser gravables en el Estado de la fuente.
  • Cánones (art. 12): Un límite del 5% del importe bruto de los cánones para poder ser gravables en el Estado de la fuente.