El convenio de doble imposición España Colombia

El Convenio para evitar la Doble Imposición (CDI) entre España y Colombia se suscribió en marzo de 2005, aunque no entró en vigor hasta 2008. Su objetivo principal es evitar la doble tributación entre ambos países y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y patrimonio. A continuación, se detallan las características más importantes del Convenio de Doble Imposición entre España y Colombia de cara al comercio y a la inversión:

  • Los beneficios de una empresa en un Estado contratante solamente pueden someterse a imposición en ese Estado a no ser que la empresa realice su actividad en el otro Estado contratante por medio de un establecimiento permanente situado en él.
  • Los dividendos pagados por una sociedad residente en uno de los Estados a un residente en el otro Estado pueden ser gravados solamente en ese otro Estado. No obstante, existe la posibilidad de girar sin retención en la fuente si se cumplen determinadas condiciones.
  • En cuanto a las retenciones por intereses, queda establecido un porcentaje del 10%. Se entiende incluido en el artículo de los intereses en el literal b, de la no sujeción:
  1. Los intereses derivados de créditos a corto plazo originados en la importación de mercancías y sobregiros o descubiertos bancarios.
  2. Los intereses derivados de créditos destinados a la financiación o prefinanciación de exportaciones.
  • El pago de regalías por la explotación de intangibles, marcas, licencias, patentes, etc. está sujeto a retención en la fuente a una tarifa de 10%. Además, el convenio establece expresamente que quedan incluidos en el concepto de regalías los servicios prestados por asistencia técnica, servicios técnicos y servicios de consultoría.
  • Las ganancias de capital derivadas de la enajenación de acciones de sociedades del otro Estado contratante no serán gravables siempre y cuando su valor no se derive en más de un 50% de bienes inmuebles situados en Colombia.
  • La venta de bienes muebles por parte de una sociedad uno de los Estados firmantes en el otro Estado que no sean parte de un establecimiento permanente no serán gravables.