El Convenio de Doble Imposición España Uruguay

El Convenio de Doble Imposición España Uruguay se firmó el 9 de octubre de 2009 y fue publicado en el BOE el 12 de abril de 2011, fecha en que entró en vigor. Se trata de un Convenio relativamente reciente en relación con los más de 90 instrumentos del mismo tipo firmados por España y es uno de los 32 Convenios de Doble Imposición firmados por Uruguay hasta la fecha[1].

Durante los últimos años, Uruguay ha llevado a cabo una serie de acciones con el fin de adaptarse a los estándares internacionales en materia de transparencia fiscal. Entre ellos, destaca la aprobación de la Ley de Transparencia Fiscal Internacional, Prevención del Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, como instrumento clave para acabar con el secreto bancario.

A nivel internacional es relevante su incorporación al Foro Global sobre la Transparencia y el Intercambio de Información con Fines Fiscales (promovido por la OCDE), en el marco del cual se ha comprometido a realizar los primeros intercambios automáticos de información sobre cuentas financieras en 2018[2].  Además, Uruguay es firmante de la Convención Multilateral para la implementación de las medidas BEPS, también promovido por la OCDE.

Puesto que los países que han firmado un Convenio de Doble Imposición con España no son considerados paraísos fiscales, no se atribuye a Uruguay dicha clasificación, sino que se regula la tributación de los rendimientos relacionados con ambos países en el Convenio de Doble Imposición España Uruguay.

En materia de dividendos, el Convenio establece que si se gravan en el Estado en que reside la sociedad pagadora y el beneficiario efectivo es residente del otro Estado contratante, la retención no podrá exceder del 5%. Sin embargo, el Estado del que sea residente la sociedad pagadora considerará exentos los dividendos pagados a una sociedad residente en el otro Estado que posea al menos el 75% de la primera.

En cuanto a la tributación de los intereses, el Convenio de Doble Imposición España Uruguay establece que si son gravados en el Estado del que proceden y el beneficiario efectivo es residente del otro Estado contratante, la retención será de un 10% como máximo. Sin embargo, el Convenio contempla en su artículo 11.3 determinados casos en los que los intereses podrán ser gravados sólo por el Estado del beneficiario.

Por su parte, en materia de cánones o regalías, si son gravados en el Estado del que proceden y el beneficiario efectivo es residente del otro Estado contratante, la retención no superará el 5% en el caso de derechos de autor sobre obras literarias, artísticas o científicas, ni el 10% en el resto de casos.

Finalmente, cabe destacar la inclusión en el Convenio de Doble Imposición España Uruguay, de un artículo de intercambio de información en materia tributaria entre ambos Estados.

 

 

[1] http://www.dgi.gub.uy/wdgi/page?2,principal,ConveniosInternacionales,O,es,0,

[2] https://www.oecd.org/tax/transparency/declaracion-de-resultados-2015.pdf