El Convenio de Doble Imposición entre España y Hong Kong

El Convenio de Doble Imposición entre España y Hong Kong se firmó el 14 de abril de 2012, aunque entró en vigor de manera formal el 1 de abril de 2013. Cabe mencionar que, desde el punto de vista de España, y en concreto en cuanto a su fiscalidad, Hong Kong es un territorio independiente de China, puesto que cuenta con su propio sistema jurídico. Es por esta razón que el CDI entre España y China no resulta de aplicación en este territorio. Otro hecho importante es que, a partir de la fecha de la firma de este CDI, Hong Kong dejó de formar parte de la lista de paraísos fiscales, e inició un proceso de cooperación activa para evitar la doble imposición, así como para luchar contra la evasión fiscal entre ambos países.

El documento pretende fomentar la actividad comercial entre ambas partes, por lo que recoge una gran cantidad de importantes incentivos y beneficios fiscales para empresas e inversores españoles, chinos y hongkonés.

En lo que a la recepción de dividendos se refiere, la retención máxima es del 10%. No obstante, a dichos dividendos se les aplicará una retención del 0% si el beneficiario efectivo es una sociedad que posea directamente al menos el 25% del capital de la sociedad que paga los dividendos. En estos casos, los dividendos podrán ser sometidos a gravamen exclusivamente en el Estado en que resida el perceptor de los dividendos. En cuanto a los intereses, el Convenio limita la retención en el Estado en que resida la sociedad que paga los intereses al 5%, con la condición de que el preceptor sea el beneficiario efectivo de las rentas.

Un instrumento esencial de este Convenio es la posibilidad de utilizar una empresa instalada en Hong Kong para operar en China, ya que las retenciones por dividendos se reducirían del 10 al 5% y el resultado, después de añadir impuestos, mejoraría bastante.

Otro aspecto interesante de este CDI es que, si una empresa española concede un préstamo a una filial en Hong Kong los intereses tributarán en España, pero se beneficiarán de la aplicación del Convenio, ya que en Hong Kong no se aplica ningún tipo de retención.

Las exportaciones a China a través de una empresa residente en Hong Kong se beneficiarían de la fiscalidad reducida del 16,5% sobre el beneficio o, en caso de ser una empresa en un territorio offshore, del 0%.

Este convenio también establece ciertas implicaciones para la expatriación de trabajadores, quienes se pueden aplicar una exención de hasta 60.100€ si se reúnen una serie de condiciones, y para residentes en Hong Kong, el tipo impositivo baja desde el máximo de 56% hasta el 15%.

Es importante mencionar que en este CDI no se estableció la cláusula de “participación sustancial”, tan habitual en los CDI españoles. Por tanto, no existe ninguna limitación al tiempo de tenencia y porcentaje de participación sobre las acciones o participaciones objeto de transmisión.