¿Cómo exportar un producto a China?

Exportar un producto a China

Exportar productos a un mercado inmenso y en expansión como el chino presenta grandes oportunidades y perspectivas. La adaptación del exportador español al enfoque oriental es esencial, y facilitará la entrada de productos y conquista del mercado chino. A continuación, se enumeran ciertos aspectos básicos a tener en cuenta al exportar un producto a China:

1. Forma de entrada a China

Al exportar un producto a China se puede optar por la venta directa desde España, por la exportación indirecta a través de agente o distribuidor chino, o por la creación de una sociedad con o sin socio local. Cada empresa deberá elegir la opción que considere idónea en función de factores como su tamaño, el grado de control que desee mantener o el riesgo que esté dispuesta a asumir. La distribución directa en un mercado como el chino es complicada y requiere mucho tiempo, ya que el exportador español carece de contactos y desconoce los usos y regulaciones chinas. La implantación a través de joint venture facilita el acceso y éxito en el mercado chino gracias al conocimiento y la experiencia del socio local. Para las pymes que no deseen implantarse en China, o para las empresas que simplemente deseen testar su producto en vista de una posterior implantación, la mejor opción de penetrar inicialmente el mercado es la exportación a través de agente o de una red de distribución.

2. Conocimiento del mercado chino

A menudo el exportador español fracasa en China por un enfoque erróneo: el de considerar China como un único gran mercado. Las grandes dimensiones de China, así como su infraestructura no permiten el lanzamiento de un producto de manera simultánea en todo el país. Al ser China un país de grandes contrastes (no sólo legales y económicos, sino también culturales, gastronómicos, lingüísticos, climáticos), la correcta selección y estudio del lugar de entrada y mercado objetivo es un factor clave para el éxito de la exportación.

3. Propiedad Intelectual

La pérdida de la propiedad intelectual es uno de los principales riesgos que enfrentan las empresas españolas al exportar un producto a China. Por ello, es esencial proteger los productos exportados a través del registro de marca, patentes y copyright entre otros.

4. Presencia en internet

Una buena gestión online se ha convertido en un factor clave de éxito en el mercado chino. Para disponer de página web en China es necesario registrarse y obtener una licencia ICP que permite a la página estar presente dentro del firewall del gobierno chino. La presencia en redes sociales como Weibo también es esencial.

5. Importancia de las relaciones personales

Al exportar a China, es fundamental el concepto “guanxi”: una buena relación personal con el cliente, el comprador o incluso el intermediario, es fundamental.

6. Adaptación de la estrategia de marketing a la cultura china

La adaptación de los productos exportados a las necesidades, gustos y expectativas del consumidor chino es esencial, para que su comercialización sea un éxito.
En definitiva, alcanzar el éxito al exportar a China no es más difícil que triunfar en los mercados occidentales. Simplemente requiere ser consciente de las diferencias existentes y adaptarse a ellas.