Cómo exportar un producto a Japón

El éxito de una empresa española al exportar un producto a Japón depende mayoritariamente de la idoneidad de la forma de entrada elegida y del desarrollo de una estrategia de marketing pertinente, ya sea desde una perspectiva global o mediante la adaptación al mercado japonés. A continuación, se enumeran ciertos aspectos básicos a tener en cuenta: 

  1. Forma de entrada a Japón

La rigidez administrativa y la dificultad de conseguir locales comerciales en las mejores zonas sin contar con la colaboración de un socio japonés, así como el elevado coste de cualquier tipo de servicio profesional que se requiera contratar, dificultan la misión de exportar un producto a Japón. Dependiendo de sus necesidades, el exportador español podrá, entre otros, establecer una estrategia de comercialización con un importador local, entrar en el mercado japonés con un contrato de fabricación bajo licencia, utilizar el modelo de franquicia, o bien, para empresas ya consolidadas en el mercado global, implantarse con una filial en el mercado japonés. 

  1. Conocimiento del mercado japonés

Japón es uno de los países étnicamente más homogéneos del mundo, ya que 98,5% de la población es de origen japonés. Sin embargo, al exportar un producto a Japón se ha de tener en cuenta la gran diversidad de gustos e intereses de los consumidores de este país, que oscilan entre lo oriental y lo occidental, lo tradicional y lo moderno. 

  1. Sectores pujantes

Los sectores con mayor demanda, y de gran interés para el exportador español, son el sector agroalimentario, la construcción y renovación de viviendas, software y nuevas tecnologías, bienes domésticos, fármacos y equipamiento sanitario, nuevas fuentes de energía y turismo. Un sector en enorme expansión en la actualidad es el sector de los ‘silver services’ (servicios para la tercera edad), un colectivo que en Japón es saludable y próspero económicamente. 

  1. Adaptación de la estrategia de marketing a la cultura japonesa

El consumidor japonés prima aspectos como el nombre de la marca, la calidad y las características del producto, haciendo especial hincapié en el empaque. El control de la imagen de marca y de la distribución del producto hasta el consumidor final son aspectos básicos al exportar a Japón.

  1. Promoción a través de internet

Japón es el segundo mayor mercado mundial en publicidad online, por lo que la buena gestión de la presencia online de la empresa constituye el principal medio para reducir y optimizar los costes de promoción al exportar un producto al mercado japonés. Asimismo, la publicidad vía SMS se emplea de manera habitual y es de gran utilidad.

  1. Relaciones comerciales

Las relaciones comerciales en Japón se basan en la confianza y la honestidad, y siguen un marcado protocolo en base a los principios de respeto y jerarquía. La mentalidad japonesa es ganar-ganar, buscan relaciones a largo plazo, por lo que las relaciones de negocios, aunque lentas, son muy fructíferas.

Con todo, Japón es una interesante opción para muchas de las principales industrias españolas. Asimismo, su sistema jurídico estable y desarrollado, y su sistema económico y financiero abierto y liberal lo convierten en un destino de gran atractivo para el exportador español.