La herencia: ¿Cómo repartirla cuando el fallecido no ha otorgado testamento?

La herencia: ¿Cómo repartirla cuando el fallecido no ha otorgado testamento?

El régimen jurídico español regula dos tipos de herencia, la herencia con testamento siendo esta la más sencilla para los herederos y la herencia que carece del mismo, lo que se viene denominando herencia intestada. En el primero de los supuestos, el reparto de los bienes que conforman el caudal hereditario se realizará conforme a las últimas voluntades del fallecido en testamento.

Por el contrario, cuanto nos encontramos con un supuesto de fallecimiento sin testamento, o cuando el testamento no es válido por los motivos que sean, nos encontramos con la ya señalada herencia intestada. Esta última, requiere llevar a cabo un reparto de los bienes hereditarios entre todos los herederos del finado conforme a lo establecido en la ley.

En el caso español, el régimen jurídico de la herencia viene regulado en el Código Civil (en adelante, C.C.), donde se establecen las diversas particularidades del reparto. En este punto conviene señalar la existencia de regímenes diferenciados en el territorio español, concretamente en aquellas comunidades autónomas con un derecho foral especifico.

En líneas generales las reglas para el reparto de la herencia intestada son las siguientes:

  • En primer lugar deberá instarse por los que se consideren herederos el acta inicial de la Declaración de Herederos Abintestato, para lo que será necesario reunir una serie de documentación entre la que se encuentra el correspondiente certificado de defunción y el de últimas voluntades.

Es competente para la realización de la Declaración un Notario del lugar de fallecimiento o por el contrario un Notario del lugar donde se encuentre la mayoría del patrimonio del finado. Para poder levantar acta de declaración de herederos el Notario deberá contar con dos testigos. Trascurrido el plazo desde la elevación a público del acta inicial, el notario realiza el acta final en donde ya figuran los herederos.

  • Una vez declarados los herederos, se procederá a la partición del caudal hereditario, para lo que con carácter previo será necesario valorar e inventariar cada uno de los bienes de la herencia.
  • La partición puede llevarse a cabo por un abogado y posteriormente ser formalizada ante Notario. El reparto deberá realizarse conforme a los criterios de reparto establecidos en el C.C, si bien y en el caso de ser mayores de edad todos los herederos, los mismos podrán llevar a cabo tantos acuerdos como consideren necesarios en el reparto de la herencia por el principio de autonomía de la voluntad que recoge nuestro código civil en el artículo 1058, si bien hay que tener en cuenta que a fecha actual en caso de exceso de adjudicación de un heredero con respecto a otros tributará por el 6%.

 

 

Sin embargo, y en el supuesto de la carencia de acuerdo entre las partes, el que se considere perjudicado por el reparto de la herencia podrá acudir a los tribunales con el fin de dirimir las diferencias.

Además de todo lo expuesto, es necesario recordar las obligaciones formales que se deben cumplir, como pueden ser entre otras cuestiones el pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, plusvalías municipales y por los excesos de adjudicación de unos herederos respecto a otros se tendría que pagar el Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales.

Ejemplo práctico: Muere sin testamento un ciudadano alemán en España en el año 1999 y los herederos españoles instan el acta inicial de declaración de herederos abintestato en el año 2016 ya que el fallecido tenía bienes en España ¿Cuál sería la ley aplicable a su sucesión?

A los efectos de lo dispuesto en el artículo 12.2 del Código Civil el causante tenía nacionalidad alemana y al haber fallecido antes del 17 de agosto de 2.015 (fecha de la entrada en vigor del Reglamento Sucesorio Europeo de 2.012), la Ley rectora de su sucesión es la de su nacionalidad alemana, conforme al artículo 9.8 del Código Civil, a cuya Ley se remite dicho artículo como norma de conflicto aplicable; y respecto a la Ley Alemana, su norma de conflicto aplicable (parágrafos 23 y 25 del BGB alemán) que establecen que si las reglas de conflicto extranjeras se remitiesen al derecho alemán, éste último deberá aplicarse a la sucesión (es decir que no se produce reenvío a ninguna otra Ley).

 

A los efectos de probar el derecho extranjero aplicable de conformidad con lo establecido en el artículo 281.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en el artículo 36 del Reglamento Hipotecario y 168.4 del Reglamento Notarial, el Notario tendrá que hacer constar que conoce suficientemente en lo pertinente y que guarde relación con el caso, las normas sucesorias establecidas en este supuesto en el BGB Alemán, y en concreto y de conformidad con la doctrina resultante de las resoluciones de la DGRN de 20 de Julio de 2.015, 2 de Marzo y 14 de Noviembre de 2.012, 5 de Febrero y 1 de Marzo de 2.005 (según las cuales es necesario acreditar el derecho aplicable a la sucesión de un  extranjero), siendo posible, entre otros medios, efectuar tal acreditación en base al conocimiento que de dicho derecho tengan el Notario o Registrador de la Propiedad, es decir en este caso se trata de determinar la legislación vigente en el año 1999, aplicable a la fecha del fallecimiento del causante, siendo la redacción del artículo 1924 del BGB la siguiente a dicha fecha: ——————————————————-

 

“ art.1924. Del Código Civil de Alemania (Bürgerliches Gesetzbuch).

Herederos legales de primer orden son los descendientes del testador. Un descendiente vivo en el momento de la muerte del testador excluye a otros parientes,…….. (Sucesión troncal). Los hijos heredaran en partes iguales”.

 

 

 

 

El notario tendrá que poner de manifiesto y bajo su responsabilidad qué le consta el contenido de dicha legislación aplicable, como su vigencia a fecha del fallecimiento en el año 1.999, y que su alcance e interpretación es el que resulta  del propio tenor literal del artículo, siendo ello suficiente en este caso para dar por acreditado el derecho extranjero aplicable, según resulta de la citada resolución de 20 de julio de 2.015., que es la alemana.

 

Respecto al certificado de últimas voluntades alemán en cumplimiento de las citadas resoluciones de 18 de enero de 2.005 y 1 de julio de 2.015, se tiene que solicitar e incorporar al acta inicial de declaración de herederos antes aludida (Hay que tener en cuenta que entro en vigor con fecha 1 de enero de 2.012 el Registro Central Alemán “Zentrales testaments register”).

 

Por tanto, una vez cumplidos con los requisitos anteriores, sería competente el notario español para realizar el acta inicial y final de la declaración de herederos abintestato así como la escritura final de adjudicación de herencia.