Artículo en OK Diario – El Mercado Asiatico

Israel García-Juez, periodista del periódico económico OK Diario, entrevistó a Rubén Garcia-Quismondo Pereda, Socio Director de Quabbala Abogados y Economistas, el pasado martes 4 de octubre.

El resultado de la entrevista dio origen al artículo: Las empresas españolas encuentran muchas dificultades para entrar en el mercado asiático.

 

Usted puede acceder al artículo original en la página:

https://okdiario.com/economia/2016/10/04/empresas-espanolas-encuentran-muchas-dificultades-entrar-mercado-asiatico-427203

 

Esperamos que la lectura sea de su interés.

 

 

Israel García-Juez, 04.10.16 | Ok Diario

¿Se ha convertido Hong Kong en un problema para que las empresas españolas hagan negocio en Asia? Esta es la pregunta que se hacen muchos emprendedores que ven cómo la tradicional puerta a aquél mercado cada vez es más difícil de abrir. Cinco meses están tardando las empresas españolas, sobre todo las medianas pues las grandes ya están y las pequeñas no pueden, en conseguir una cuenta bancaria domiciliada allí, condición sin la cual es imposible abordar aquél mercado. Los trámites burocráticos han crecido tanto que los expertos creen que el 50% de los que querían hacer negocios en Asia han desistido.

 

Todas las autoridades habidas y por haber recomiendan el mercado asiático como una tabla de salvación para el débil consumo que todavía se registra en Europa, la atonía sudamericana y el proteccionismo estadounidense. Y se fijan en Hong Kong como la puerta de entrada del llamado por los expertos Pacific Ring o zona primordial de acceso para el pujante sudeste asiático. Ruben García-Quismondo, abogado español con sede en Londres especializado en la entrada de nuestras empresas a la región, compartió con OKDIARIO sus inquietudes de los dos últimos años.

 

“La desaceleración de la economía China está haciendo que tanto las autoridades hongkonesas en particular, como las chinas en general están dificultando la realización de negocios, pasando de ser la zona más atractiva para los mismos a irse poco a poco equiparando con las peores prácticas de EEUU y Europa en lo que a presión regulatoria y burocrática se refiere”.

 

Según este experto, que ha llevado decenas de empresas españolas a la región, si alguien quiere establecer su base en Hong Kong, creando una sociedad, y haciendo que ésta sea operativa, necesita como requisito básico tener una cuenta corriente domiciliada allí para hacer negocios. Este trámite que parece sencillo viene tardando la friolera de entre tres y cinco meses sin ni si quiera tener la seguridad de que dicha cuenta vaya a ser abierta. Algo que le sitúa en uno de los países, incluso por detrás de España con nuestra tradicional burocracia, en el que más se tarda en montar un negocio.

 

De nada sirve, aclara Quismondo, ser una compañía ya reconocida que haya hecho operaciones con China o con países de la zona. Hay que pasar estos trámites que son muy difíciles más para aquellas startups o pequeñas empresas que apenas tienen trayectoria. Esto se debe a que la normativa bancaria por un lado, que exige una identificación clara del cliente y unos mínimos depositados en la cuenta (entre 30 y 50.000 euros) así como que las autoridades hayan dado el OK de viabilidad al proyecto, casi imposibilita la entrada de nuevos actores a la región.

 

Tan es así que entre el 80% y el 90% de las empresas españolas que de verdad hacen negocios en la zona, se encuentran con que para abrir una cuenta que haga operativa su empresa en Hong Kong deberán pagar como mínimo 200 euros, se abra o no la cuenta, verán retrasada su solicitud de apertura de cuenta entre dos o tres meses y más, o simplemente denegada dicha solicitud, les serán solicitados depósitos mínimos de entre 10.000 a 50.000 euros, o la cantidad que el banco al que se solicite considere arbitrariamente oportuna, además, en algunos casos, con la obligación de mantener un saldo mínimo, y, por supuesto con unos costes muy altos por transferencias, cambio de divisa, mantenimiento de cuenta, emisión de tarjetas o cualquier producto bancario. Esto ha llevado, según las fuentes consultadas, a que prácticamente la mitad de los empresarios españoles que han querido abordar esta región hayan decidido tirar la toalla.

 

Las autoridades se defienden afirmando que es para evitar el blanqueo de capitales, pero hay quien denuncia que no son más que meras tretas para evitar la afluencia masiva de competidores en una ciudad que acumula, por ponerles tan sólo un ejemplo, los precios inmobiliarios más altos del mundo. Es decir, ya cuenta con suficientes barreras de entrada.

 

Según el ICEX, en la actualidad 55 empresas españolas tienen presencia en Hong Kong. Tanto Santander como BBVA tienen licencia bancaria pero no hacen retail por lo que quienes allí acuden no pueden tenerles como referencia. Telefónica, Acerinox, El Corte Inglés, juguetes Moltó, Lladró, Loewe o el fabricante de muebles Tutto Piccolo, sin olvidar al Barça son algunas de las empresas españolas más reconocidas con presencia allí.

 

La llegada de medianas empresas es ahora el reto pues sólo ellas, incrementando su actividad por la presencia en la zona, podrán resolver el gran problema de desempleo que arrastra nuestro país.