Articulo sobre HONG KONG en Empresa Exterior

D. Rubén García-Quismondo, Socio Director de Quabbala Abogados y Economistas, una vez más nos brinda con sus reflexiones en un artículo publicado en el periódico digital Empresa Exterior el 13 de septiembre.

El artículo Hong Kong un ambiente amigable para los negocios, pero ya no tanto, intenta, según su propia descripción, condensar ventajas y desventajas, y el deterioro de las facilidades que siempre han caracterizado, pero que en buena medida se van deteriorando en detrimento de Hong Kong.

 

Empresa Exterior, 13 de septiembre de 2016

Hong Kong un ambiente amigable para los negocios, pero ya no tanto

Creo llegado el momento de ver con claridad la situación de Hong Kong, ya casi dos años, y que se encuentra revuelta por muchos factores, sean aquellos que afectan a las libertades de sus ciudadanos, con manifestaciones de paraguas que todos recordamos recientemente, acampadas…, sea porque el ambiente de negocios, está empeorando y en un ambiente internacional de competencia por captar inversores, sus atractivos se ven limitados, sea por los efectos que la fuerte desaceleración de la propia economía en el mainland, el resto de China.

Este artículo intenta condensar esas ventajas y desventajas, y el deterioro de las facilidades que siempre han caracterizado, pero que en buena medida se van deteriorando en detrimento de Hong Kong.

Vaya por delante que después de muchos años haciendo negocios en la zona, después de haber obtenido las ventajas de poder ayudar a las empresas internacionales, fundamentalmente españolas, a hacer sus negocios en HK y China, solo puede haber un agradecimiento, admiración y reconocimiento del ambiente que HK tuvo y, hasta ya cierto punto, tiene para hacer negocios, y digo tuvo, porque ha cambiado, y puede que para no volver.

Su increíble y amigable entorno de negocios, se está viendo cada vez más alterado, por un conjunto de factores, que individualmente no serían preocupantes, muchos menos si lo comparamos con el exceso regulatorio de los países muy desarrollados como EEUU, Europa, Japón, Corea, etc., pero que hacen que este territorio, haya tomado la dirección, en mi opinión, menos adecuada para continuar con su más que reconocida fama, justa, de lugar para hacer negocios en esta zona del planeta, y de la que todos estábamos encantados, admirados y agradecidos, pero que de continuar en el sentido actual, hará poco probable que, en muchos factores, permanezca en el lugar que ocupó, sin que por ello gane en particular otros factores de competitividad.

Hong Kong como dice el titulo sin duda fue y sigue siendo un lugar adecuado para hacer negocios, fundamentalmente en la zona del sudeste asiático, en el llamado pacific ring, cuenca del pacífico, y sobre todo con el resto del país al que pertenece, la República Popular China, del que es una región administrativa especial, lo que deriva de su pasado colonial reciente.

Amenazas y graves problemas para las empresas y ciudadanos

En resumen, diremos que si una empresa extranjera pequeña, mediana y también grande, quiere establecer su base en HK, creando una sociedad, y haciendo que ésta sea operativa, puede hoy día, considerando la apertura de una cuenta bancaria como un requisito básico para hacer negocios, tardar la friolera de entre tres y cinco meses y ni si quiera tener la seguridad de que dicha cuenta va a ser abierta, por tanto hoy día en estos términos de comparación internacional en el plazo de constitución de una sociedad y hacerla operativa, estaría en uno de los últimos lugares del mundo desarrollado, y no desarrollado también, y ¿Por qué?

Abrir una cuenta bancaria es una tarea dificilísima, que tarda meses, y que produce frustración mientras se solicita, y puede, en muchos casos acabar, en que se deniegue su apertura, pese a  ser empresas que llevan años haciendo negocios allí, años haciéndolos con el resto de China u otros países de la zona, ser empresas solventes, reputadas y con un buen hacer y curriculum de años o muchos años, o incluso en actividades novedosas, para cualquier empresa.

Como es de suponer para aquellas empresas pequeñas y medianas que pretenden establecer una filial o sucursal en el país para hacer negocios en el propio Hong Kong o en la República Popular China (en adelante China), u otros países de la zona se ha convertido en un obstáculo muy serio.

En resumen, entre el 80% y el 90% de las empresas españolas que de verdad hacen negocios en la zona,  se encontrarán con que abrir una cuenta que haga operativa su empresa en Hong Kong para desarrollar sus negocios en la zona, sea China u otros países,  deberán pagar como mínimo 200 euros, se abra o no la cuenta, verán retrasada su solicitud de apertura de cuenta entre dos o tres meses y más, o simplemente denegada dicha solicitud, les serán solicitados depósitos mínimos de 10.000, 50.000 euros, o la cantidad que el banco al que se solicite considere arbitrariamente oportuna, además, en algunos casos, con la obligación de mantener un saldo mínimo, y, por supuesto unos costes muy altos por transferencias, cambio de divisa, mantenimiento de cuenta, emisión de tarjetas bancarias o cualquier producto bancario, lo que ya era así de siempre, siendo sus costes bancarios similar a otros países desarrollados.

El conjunto de información que deberán aportar al solicitar la apertura de la cuenta bancaria será, con mucho, bastante más de la que el sentido común de los negocios,  y mucho más de la necesaria  legalmente establecida para hacer un control de comprobación de la naturaleza, propiedad del negocio, o del origen de los fondos que tiene la empresa, de forma que preparar la documentación simplemente para poder presentar la solicitud llevará en la mayoría de los casos semanas, y una vez preparada, la entrega y tramitación, más semanas, y la respuesta más semanas, y puede que la respuesta sea afirmativa, abren la cuenta, o negativa, denegando la apertura de la cuenta, sin razón alguna objetiva.

Nos podemos encontrar con que abrir una cuenta no tarde menos de entre 8 a 12 semanas, entre preparar la información a aportar, una vez constituida la sociedad en HK y dada de alta (como unos quince días desde que se dispone de la información adecuada) la fecha que nos darán desde la solicitud de la cuenta,  será semanas después , la entrega y análisis de la documentación aportada, para el compliance, será de semanas, en muchas ocasiones se nos vuelve a requerir información, en resumen dos,  tres, cuatro o más meses, y perfectamente nos sea denegada la solicitud de apertura sin razón aparente alguna, de manera muy educada y correcta.

Y todo ello siendo una empresa que lleve años o muchos años haciendo negocios, en muchos casos con negocios internacionales, ya no diremos si la empresa es de nueva creación, parece lógico que continuamente se creen nuevas empresas que, por tanto, no tendrán un curriculum que aportar, más allá de su novedoso proyecto de negocio, el capital aportado por sus socios, y el propio CV de sus promotores, su esfuerzo y dedicación, que como es normal es más que suficiente y habitual en el mundo de los negocios, y, la vitalidad, juventud y sangre necesaria para que una comunidad de negocios se mantenga actualizada, activa.

 

 

Download the PDF file .