España tiene que pelear por la inversión china que huye del ‘brexit’

En entrevista al periódico aragonés  Heraldo de Aragón el pasado domingo 10 de julio, D. Rubén Garcia-Quismondo, Socio Director de Quabbala Abogados y Economistas nos brinda una vez mas con su conocimientos acerca del mercado asiático y en esta ocasión discurre acerca de los efectos del traslado de las inversiones chinas tras el ‘brexit’.

 

Heraldo de Aragón, 10 de julio de 2016

España tiene que pelear por la inversión china que huye del ‘brexit’

¿España debería hacer más por atraer inversión china?

Sin ninguna duda. El esfuerzo que se hace no es suficiente. De hecho, ahora con el ‘brexit’ seguro que se desplaza inversión china hacia otros países europeos y España debería estar ya peleándoselo. Ya la pasada semana el alcalde de Milán estaba promocionando su ciudad como emplazamiento para inversiones que se tengan que desplazar. Eso mismo debería estar haciendo el Gobierno español y tener ya un comité creado sobre el ‘brexit’ tratando de captar el desplazamiento de capital e inversión china que seguro, repito, se va a producir. Por ejemplo, el mercado de bonos emitidos en euros. Por más que Londres pretenda quedárselo, después del ‘brexit’, es imposible. Y ya se ha abierto la carrera.

 ¿Y cree que mucho capital chino también saldrá de la City?

Estoy convencido. Por ejemplo, si soy fabricante chino de automoción y me planteaba hacer una fábrica en Liverpool, esa inversión no la voy a acometer porque no sé que pasará en el Reino Unido en los próximos años y si habrá aranceles o no. A los chinos les interesa el mercado europeo –que es de más de 500 millones de consumidores, 450 sin el Reino Unido–, y por tanto, Zaragoza es actualmente mejor emplazamiento que cualquier ciudad británica. El Gobierno de Aragón lo debería estar moviendo ya.

¿Es imprescindible que la ruta de la seda pare en Zaragoza para posicionarnos mejor?

Desde luego, esa ruta por ferrocarril que conecta Madrid con la capital de Xinjiang es una buena herramienta. Con su macro proyecto ‘one road, one belt’, (una ruta, un cinturón) el Gobierno de la República Popular China pretende unir Asia vía terrestre y marítima con las principales potencias económicas. Somos dos continentes, pero en realidad el asiático y europeo son uno solo, Eurasia. Sus conexiones físicas
siempre han existido y se quieren potenciar. Desde luego, España ha de aprovechar la oportunidad que eso representa para que muchos productos perecederos que hoy en día es imposible lleguen a China, se vendan allí. Es clave para nuestro sector agroalimentario, muy competitivo.

¿Y Zaragoza tendría que subirse a ese tren? 

Por supuesto. Aprovecharía más así todo el potencial logístico que tiene, pero como sabe, siempre en estas infraestructuras, hay mucha disputa por ver dónde paran. Y como lo esencial es acortar plazos de entrega para que la mercancía llegue en el menor número de días posibles, esas paradas tienen que estar muy justificadas.

¿Qué productos aragoneses se conocen en China? 

Yo tengo oficina en Hong Kong y puedo decirte que allí se bebe vino del Somontano. También de La Rioja y del Priorato catalán. El consumidor de Hong Kong es muy sofisticado. Tiene unos gustos muy occidentales y por la calidad prefieren lo que viene de Europa que de la propia China. Aunque parezca mentira, eligen importar huevos españoles antes que de China que está a 10 kilómetros, porque no se fían de la calidad de los huevos chinos. También te digo que es un mercado muy duro. Los operadores no son muchos y están muy agrupados. Son casi oligopolios con un gran poder de negociación frente a las empresas españolas que al no tener un tamaño muy grande, ven debilitado ese poder.

¿Y en industria de automoción?

En China está presente mucha industria auxiliar como Ficosa, Grupo Antolin o Gestamp. Algunos de ellos son proveedores en Aragón de General Motors España y allí trabajan también para plantas que este constructor y otros como Volkswagen tienen en el país. ¿Está bien posicionada la marca España en China? No, definitivamente no. Ha mejorado algo su posición en los últimos años, pero el esfuerzo por estar allí ha de ser mucho mayor.

Pese a su menor crecimiento, es clave estar en China, ¿no?

Así es. Es la segunda economía del mundo. Pese a que ahora está padeciendo una crisis, sigue creciendo y a un ritmo del 6,5%, que es el doble del previsto para España. Las oportunidades de negocio de nuestro país allí son enormes y España tiene que estar al igual que en Estados Unidos o Alemania. Nuestra exportación a China no llegará a un 0,5% o sea tenemos un recorrido altísimo. Se podría tri
plicar para llegar al nivel de exportación que por tamaño país nos corresponde. Hay que hacer el esfuerzo. Adaptarse nuestro producto a los gustos chinos y entender su mercado, estratégico para entrar en todo Asia-Pacífico.

¿Se hace lo suficiente desde el Gobierno y las empresas?

No. Hay que ser constante. No sirven visitas de repente cada dos años, que llega allí una gran delegación que luego se olvida de China. Tendríamos que hacer como
Alemania que ya ha establecido visitas bilaterales con los líderes chinos cada seis meses. Y, ¿cómo podemos competir? Desde luego, no por precio. La marca España debería estar asociada a calidad, diseño, innovación y en el sector alimentario, a la seguridad. Es decir, que el cliente sea consciente de que está pagando más que al competidor chino pero que ese sobreprecio se justifica por una calidad superior certificada.

M. LLORENTE

Download the PDF file .