Mercado asiático – EXPORTAR EN LOS EXTREMOS – La Tribuna Ciudad Real

Después de impartir la conferencia “Hong Kong, base para negocios en la República Popular de China y la Cuenca Pacífica”, en IMEX Castilla- La Mancha, Rubén García-Quismondo, Socio-Director de Quabbala Abogados y Economistas, habló con La Tribuna de Ciudad Real y el resultado está plasmado en el artículo del 25 de septiembre escrito por Hilario L. Muñoz.

Esperamos que disfruten de la lectura.

HILARIO L. MUÑOZ | CIUDAD REAL, 25 de septiembre de 2016 | La Tribuna de Ciudad Real

Con más de mil millones de euros exportados en lo que llevamos de año, la provincia de Ciudad Real vuelve a ser la que más vende fuera de España de Castilla- La Mancha. Los mercados parecen haberse acostumbrado al vino, al queso o a la tecnología ciudadrealeña. Sólo los caldos exportaron hasta julio por valor de 185 millones y 2016 va camino de convertirse en el año récord.

Como objetivos aparecen dos grandes mercados, ubicados cada uno de ellos en los extremos del mundo: China y EEUU. Dos espacios diferenciados. En uno campa a sus anchas el capitalismo, en el otro, es la llamada Economía Social de Mercado, capitalismo con tintes comunistas. Estas diferencias se remarcan cuando se acude al detalle de lo que piden sus consumidores al producto europeo.

«A priori, siempre que el producto sea bueno, hay que hacer el esfuerzo, invertir y mantenerlo a lo largo de los años porque lo van a acoger». Así lo explica Rubén García- Quismondo, socio director de Quabbala, quien impartió esta semana una conferencia sobre el mercado chino esta semana en Ciudad Real.

Para acceder a ese mercado, García-Quismondo recuerda lo enorme que es China. «Es un continente », expuso de forma gráfica, por lo que cualquier empresa que quiera empezar a vender en China debe plantearse acudir de forma local. «Voy a ir a Canton o a la ciudad de Guangzhou y a medida que me vaya iré viendo e iré ampliando ». A grosso modo, compara decir que se va a acudir a China con «un americano que llega a Europa y dice que va a invertir desde los Urales a Gibraltar». En su lugar, siempre indicará que va «a España, a Reino Unido a Ciudad Real, a ver cómo le va en España, y si va bien, irá avanzando».

En este sentido, explicó que el consumidor chino busca un producto en el que el continente es casi más importante que el contenido. «El producto será europeo, y es muy difícil hacerle entender si es de Bilbao o de Ciudad Real», y desde esa característica, debe tener «una calidad única» tanto en el etiquetado y en la caja, que acabe en una estantería de una tienda de gourmet. Así no se accede a todo el mercado, «pero los que pueden pagar, pagan el sobreprecio».

García-Quismondo explicó que para llegar al mercado del gigante asiático se tiene que confiar en un socio local. Una persona, normalmente en Hong Kong, que servirá de puerta de entrada para la venta de los productos. Este socio se debe plantear «a largo plazo», ya que costará acceder al mercado, y contar con los organismos públicos que están allí asentados.

EN EL CAPITALISMO. «Hay que adoptar la normativa y adaptar también el producto al gusto del consumidor», indicó Carmen Muñoz, de la Oficina en Nueva York del IPEX en Castilla-La Mancha. «Al norteamericano le gusta que se cuente la historia del producto» y todos los de Castilla-La Mancha «tienen mucha ventaja» por el pasado que hay a sus espaldas.

A partir de ahí, para llegar al otro extremo del Mundo occidental es necesario saber que hay colorantes prohibidos, aunque normalmente no afecta a los productos. No obstante, hay que recordar que EEUU es un estado federal y hay ciertas normas locales que pueden impedir la entrada de un producto concreto.

Para acceder allí no es necesario contar con un socio local como en China, basta con localizar una empresa de importación o lanzarse directamente mediante la implantación y desarrollo en el país. «El caso del vino sí que es necesario un importador, por un tema de licencias», recordó Muñoz.

 La distribución de productos ciudadrealeños en EEUU está muy asentada con productos en todos los canales, desde el Whole Foods, un supermercado centrado en productos gourmets a tiendas especiales o supermercados, donde llega ya el queso manchego.

Este salto implica que ante tanta oferta de todo el mundo que hay en EEUU se hace necesaria presentarse con «algo original», sobre todo en el pack, un elemento que el consumidor americano valora mucho, explicó la integrante de la Oficina del IPEX en Nueva York.

Download the PDF file .